Artículo 34.
En las prestaciones de servicios provenientes del exterior, se entiende recibido el servicio y, en consecuencia, ocurrido o perfeccionado el hecho imponible y nacida la obligación tributaria, al registrarse la declaración aduanera, si hubiere lugar a este trámite, o al ocurrir el primero de los siguientes hechos:

a) Se emita la factura por el prestador del servicio.
b) Se hubiere prestado, ejecutado o aprovechado el servicio en el país.
c) Se pague o sea exigible la contraprestación o remuneración por la prestación del servicio.
d) Se entregue o ponga a disposición del receptor del servicio el bien u obra que hubiere sido objeto del servicio.